Campaña

1.jun.2010 / 09:26 am / Haga un comentario

np_0106100102.JPGComunidades indígenas ubicadas en Cambalache, Zaruma, Riviera y en el terminal de San Félix reciben apoyo de la municipalidad para mejorar su calidad de vida.

La cultura de los waraos no es mendigar en los semáforos de Ciudad Guayana. Hay que romper el paradigma de que ellos solo piden limosna, ya que tienen una cultura enriquecedora que es desconocida por la mayoría de la población. Por ejemplo en Cambalache se viene trabajando con moriche; pero las  mujeres waraos de San Félix, salen a pedir y los niños se enferman.

A tal fin, los cuatro consejos comunales indígenas creados en el municipio Caroní podrán adecuarse a  la nueva ley de consejos comunales, a la par que introducir sus proyectos cogestionarios en la Alcaldía Socialista Bolivariana de Caroní, para ir solventando las  múltiples necesidades que requieren las comunidades indígenas que a duras penas sobreviven carentes de todo.

Los caciques y otros representantes de las cuatro np_0106100101.JPGcomunidades  indígenas establecidas en el municipio Caroní, en Cambalache, Zaruma, Riviera y en el terminal Monseñor Zabaleta en San Félix acudieron al Palacio Municipal para entrevistarse con promotores sociales de la Coordinación de Desarrollo Social, enviados por el ing. Pedro Liscano, para oír sus necesidades.

Hay que aclarar que estas etnias en situación de pobreza extrema se rigen por la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas y pueden crear 3 comités dentro de los consejos comunales según la reestructuración de esa ley.

La coordinadora indígena en el municipio Caroní, Eude Guallana, inmersa en mejorar la calidad de vida de sus hermanos waraos, ha hecho enlace con la municipalidad para que ésta le preste apoyo institucional.  “Por la Alcaldía ya se nos abrió una puerta. El alcalde está muy dado a asumir la mejora de la calidad de vida de los indígenas”. A tal fin, quieren presentarle proyectos concretos, “para ir mejorando su manera de vivir gradualmente, no radicalmente”, aclara.

Necesidades

Los caciques plantearon algunas necesidades prioritarias como un proyecto para construir dos aulas de clases con sus baños para la escuela intercultural bilingüe Nabaida, ubicada en la comunidad warao de Cambalache, obras que fueron aprobadas por cogestión comunitaria a cargo del ing Wilfredo Piñate.

Así como la construcción por cogestión de dos baños y una sala abierta para acoger waraos inmigrantes, en la escuela intercultural bilingüe Zaruma en la comunidad indígena Zaruma en la vía al Pao.

np_0106100103.jpgLos waraos de la Riviera, en Puerto Ordaz, ansían que los organismos gubernamentales se pongan de acuerdo para reubicarlos en otro terreno, ya que este es privado. El cacique Feliciano señaló que allí viven 13 padres de familia en un terreno de 100 metros de ancho por 110 metros de largo, lo suficiente para acogerlos a todos. Ellos plantean diseñar un centro artesanal para autogestionarse. Sin embargo, piden retomar el proyecto de los terrenos de Acapulco, que les otorgó el municipio.

Al promotor sociocultural III, Gabriel Sanabria, quien les presta asistencia a través de la Coordinación de Desarrollo Social, le parece una excelente idea, ya que en la gestión de José Ramón López, se busca impulsar este tipo de proyectos socioculturales comunitarios; ya que “no todo es cabilla y cemento”, puntualiza, “tratamos de visualizar no solo un hábitat, sino de desarrollar su idiosincrasia con un centro artesanal para mejorar su calidad de vida”. Pero hay que cumplir con un requerimiento mínimo: la adecuación de su consejo comunal, dice. También estos proyectos se pueden introducir en otras instancias, asegura.

Teobaldo Zapata, cacique de la comunidad indígena acantonada frente al terminal de San Félix, dice que tuvieron que plantear al gobierno nacional que el terreno donde viven en un relleno no apto para vivir. Allí viven desde hace 8 años, 20 familias con 69 niños. Zapata pide una escuela y una cancha deportiva, ya que los niños deben estudiar y los padres tienen derecho a sembrar y a crear artesanía.

Se reunió con la ministra para asuntos indígenas y ella aclaró que ese terreno no es apto, porque su hábitat es el Delta del Orinoco. Sin embargo, el gobierno los reubicó en Las Galderas, (vía Ciudad Bolívar) donde tendrán casas equipadas con todas las comodidades; sin embargo, tendrán que pasar a depender de otra instancia municipal, Heres; y ellos han tratado sus asuntos con la Alcaldía de Caroní.

Hay que destacar que en estas mesas de trabajo, estuvo presente la coordinadora de salud indígena en los hospitales del municipio, Violeta Guaruya, quien debe conocer la situación sanitaria en que éstos se encuentran, ya que por la ribera del río, en Cambalache, llegan sin cesar familias desnutridas y con diarreas, provenientes del bajo Delta que mueren a las pocas horas de llegar.

Al parecer el problema migratorio radica en ramificaciones geográficas; pero la municipalidad se esfuerza por atender las necesidades de estos indígenas en Caroní, mancomunando responsabilidades.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.